#titoygloneymoon – Nueva Zelanda (I)

¡Hola a chic@s!

¿Cómo estáis? ¡Espero que muy bien! Hoy os traigo el primer post sobre nuestra #titoygloneymoon será una serie de unos 3-4 posts ya que pasamos 1 mes fuera y os lo quiero contar todo, por si estáis pensando en hacer este viaje que tengáis todos los detalles, y en un solo post era imposible hablaros de todo.

Primero os quiero poner en contexto, decidimos que queríamos ir a Nueva Zelanda de luna de miel el mismo día que mi marido me pidió si me quería casar con él. De hecho recuerdo contestarle que CLARO que quería, pero que la luna de miel sería en la otra punto del mundo (sabréis que Nueva Zelanda está justo en las antípodas, el punto más lejano de España) que si si sentía preparado (ya que a él da miedo volar en avión y es un viaje de muchas horas) y me dijo que si.

Empezamos a investigar cual era la mejor época en la que visitar el país, como sabréis al estar en el hemisferio sur cuando aquí es verano allí es invierno y a la inversa. Dicen que la mejor época es en nuestro invierno, Enero, Febrero y Marzo. Nosotros, como ya sabéis nos casamos en Julio, así que decidimos hacer el viaje unos meses después para asegurarnos que tendríamos mejor tiempo, pero no podíamos aguantar hasta el año 2018 por eso decidimos ir en Octubre-Noviembre, la primavera de allí.

El viaje a Nueva Zelanda no suele ser un viaje muy típico, por lo que cuando íbamos agencias de viaje a preguntar nos intentaban vender paquetes sin tener ni idea ni haber ido allí, nosotros queríamos que nos ayudaran a montar nuestra ruta alguien que hubiera estado en el país y finalmente encontramos por internet la agencia NZ VIAJES (@nzviajes) son expertos organizando viajes a Oceanía y os la recomiendo 100%, el trato, servicio y viaje fue genial. No penséis que yendo con agencia sale más caro porque no es así, ellos tienen acuerdos en precios que tu no consigues.

Empezamos a ver opciones con ellos un año antes del viaje y unos 10 meses antes ya hicimos la reserva de todo. Decidimos hacer Nueva Zelanda en coche y durmiendo en Bed&Breakfast y pasar los últimos días del viaje en las Isla Cook. La agencia nos aconsejo sobre las posibles rutas, adaptándola a los días que queríamos estar allí, y nos habló de varias islas paradisíacas del Pacífico, pero finalmente nos decidimos por las Cook, ya que son de las menos conocidas y están más vírgenes que otras.

VIAJE

Llegar hasta Nueva Zelanda desde España requiere pasar muchas, muchas, muchas horas en varios aviones. Nosotros volamos con Air New Zealand. Hicimos Barcelona – Londres – Los Angeles – Auckland esto es un total de 3 aviones y de unas 28 horas volando que sumado a las escalas en los aeropuertos hizo unas 35 horas viajando.

Si se os hace insoportable volar, os recomiendo que hagáis parada a mitad de camino y hagáis noche allí, ya que son muchas horas y acabas muerto y con las piernas destrozadas.

Aún así, llevábamos tanto tiempo esperando este viaje que aguantamos el viaje como unos campeones, viendo pelis, durmiendo y con la Lonely Planet de Nueva Zelanda pensando todo lo que visitaríamos durante los próximos días.

Salimos del aeropuerto del Prat el día 24 de Octubre a las 10am (hora local) y llegamos a Auckland el día 26 a las 6am (hora local).

ISLA NORTE (NUEVA ZELANDA)

AUCKLAND 

DÍA 1

Llegamos a Auckland muertos pero con una sonrisa en la boca deseando pisar Nueva Zelanda y ver como era. Nuestro hotel era el Auckland City Hotel (era el único que era hotel y no B&B). El hotel está super bien situado en el centro de la ciudad.

El día, nos recibió con lluvia (allí aún no sabíamos que la lluvia nos acompañaría en gran parte del viaje), visitamos la calle principal Queen Street, llena de tiendas y gente. La ciudad está llena de cafés donde te sirven pastelería casera y bocatas caseros, decorados super monos. La gente te atiende con una sonrisa, son muy amables, se interesan por saber de donde eres, si te está gustando el país…

Después de pasar la mañana por el centro de la ciudad, decidimos ir a una zona algo alejada (Takapuna) a comer a un restaurante de hamburguesas llamado Burguer Burger muy recomendable.

Después volvimos andando, admirando las calles, construcciones de la ciudad, pasamos por el “West Park”, un parque muy grande y verde en medio de la ciudad. Pudimos comprobar que en un mismo día pasabas de lluvia, sol, frío, calor, algo normal con el tiempo en el país pero que ese día nos pilló sorprendidos.

Visitamos la Sky Tower aunque no pudimos subir arriba ya que estaban justo en obras y decidimos ir al Museo Marítimo de la ciudad (te explican a través del mar la historia de Nueva Zelanda).

Después caímos muertos del viaje y del jet lag así que fuimos al hotel y dormimos casi 12 horas seguidas.

ROTORUA 

DÍA 2

Bien pronto por la mañana nos entregaron el coche que habíamos alquilado con Go Rentals y nos dirigimos hacía Matamata, el pueblo donde se encuentra Hobbiton. Son unos 170km, 2 horas en coche aproximadamente.

Debéis tener en cuenta que las carreteras en Nueva Zelanda, exceptuando cerca de las grande ciudades, son de un carril por sentido y la velocidad máxima a la que puedes circular es 100Km/h.

Durante es primer viaje con el coche, empezamos a ver lo que es la isla Norte de NZ, paisajes verdes por todos lados, pequeñas colinas por todos lados, vacas y ovejas campando a sus anchas a derecha e izquierda y nos empezó a enamorar el país.

Nos seguía lloviendo pero nos daba igual, es todo tan verde que entiendes que la lluvia es necesaria para que el país tenga ese color.

Visitamos Hobbiton, si eres fan de “El Señor de los Anillos” es una visita obligatoria, han mantenido todos los decorados después de rodar las películas y lo puedes visitar.

Después de la visita nos dirigimos a Rotorua, unos 70km desde Matamata, 1 hora de coche y llegamos al que sería nuestro B&B durante dos noches, Robertson House, 100% recomendable, el anfitrión es un hombre originario de UK encantador.

A la tarde estuvimos dando una vuelta por el pueblo de Rotorua, visitando unas zonas termales en medio de la ciudad, sorprendía porque de repente ves una zona con vaho y proviene de estas zonas termales.

Después visitamos un poblado maori y los Government Gardens, unos jardines que tienen super bien conservados.

Ese día cenamos en un restaurante local llamado Fat Dog, un sitio lleno de locales y con fast food, hamburguesas, platos combinados y muchísima variedad de postres. Nos contó el anfitrión del B&B que era típico ir a cenar allí y ver si eras capaz de acabar con las raciones enormes que te sirven.

DÍA 3

En nuestro segundo día en Rotorua visitamos “Waimangu Volcanic Valley” una zona volcánica termal, hicimos un paseo de más de 2 horas por el parque (debéis pagar para entrar al parque). Nosotros casi no encontramos a nadie visitándolo, no se si porque el día no era muy soleada y a ratos llovía.

Por todo el camino no paras de ver verde y más verde de toda la vegetación hasta llegar a las zonas termales con un olor muy característico, aguas hirviendo y mucho vaho. La pena es que hay una zona donde el agua termal se ve de color azul turques, por desgracia por la abundancia de baho por el mal día no lo pudimos ver así.

La ruta acaba en un lago bastante grande en una zona llena de varias aves.

A la tarde visitamos “Whakarewarewa Forest – The Redwoods”, un bosque lleno de de árboles típicos de la zona y de enormes árboles típicos californianos. El bosque es muy grande, tiene varias rutas diferenciadas por colores alrededor del bosque, con unas vistas excepcionales a la ciudad de Rotorua. Tened cuidado que algunas rutas son muy largas, nosotros hicimos una de más de 2 horas y media, a la entrada del parque hay varias mapas donde te las señalizan y puedes ver la duración de cada una de ellas.

A la noche teníamos una cena organizada, era una cena típica maorí, nos llevaron a un poblado de estos y disfrutamos de sus danzas típicas y de comida cocinada tradicionalmente, como ellos lo hacían. Esta cena no os la recomiendo, es una atracción 100% turística y es una espectáculo 100% organizado, no me gustó nada.

DÍA 4

Visitamos la zona geotermal de “Wai-o-tapu”, donde predominan cráteres colapsados, piscinas de agua, lodo y fumarolas. La verdad que los colores del agua te dejan anonadado.

También visitamos el geiser, aunque me defraudó lo muy “turístico” que es este. A las 10am provocan el que salgua el agua del mismo, pensé que sería algo “más natural” pero no fue así.

Después visitamos las “Huka Falls”, un paso por el que el río “Waikato” pasa por una zona poco profunda y de roca volcánica y allí es donde se encuentran las Huka Fallas, puedes ver más de 220.000 litro de agua pasar delante tuyo cada minuto. Un espectáculo de la naturaleza digno de ver, a parte el color azul del agua es algo que se queda grabado en tu retina, es precioso. Puedes hacer un paseo por la zona de un hora aproximadamente.

De camino a nuestro siguiente B&B en la población de Tongariro hemos ido rodeando el lago Taupo y parando en todos los miradores que nos encontrábamos. El lago Taupo es enorme, es el más grande del país, tiene más de 616 metros cuadrados, cuando lo ves parece que sea mar ya que no le ves el fin por ningún lado.

De Rotorua a Tongariro hay 152km (unas 2 horas de coche).

TONGARIRO

Nuestro B&B para esa noche fue el Ruapehu Country Lodge, no tengo palabras para describir lo alucinante que es ese B&B. La casa era muy grande, super bien decorada, con jardines con ovejas y alpacas y con unos anfitriones que cuidan cada mínimo detalle. Te ayudan a reservar tus excursiones, se adaptan a la hora de servir el desayuno dependiendo de tus necesidades… Para mí el mejor B&B en el que estuvimos, que pena que solo pasamos una noche allí.

DÍA 5

Este día fue, sin duda, uno de los mejores en NZ. Hicimos la “Tongariro Alpine Crossing” una ruta de 20 km con más de 1.000 metros de desnivel. Son unas 6-7 horas de ruta, debéis llevar vuestra comida y agua, ya que allí no hay nada en muchos km por lo que es importante ir preparado en ese sentido, y lo mismo con vuestra equipación/ropa. Para llegar a la zona de partida desde cualquier hotel de la zona debes contratar un servicio de bus.

La primera parte de la ruta es sencilla, terrenos planos y paisajes volcánicos, negros (es la zona donde se grabaron los escenarios de Mordo y la casa de Sauron en “El señor de los anillos”.

 Hay un momento en el que te avisan que si estás cansado no sigas con la ruta ya que empieza la subida. Es una subida muy empinada, con varios escalones que se hacen interminables en algún momento.

 Una vez arriba llegas al “Red Crater” y subiendo un poco más admiras los “Emerald Lakes, unos lagos arriba en medio de una zona volcánica de un color verde que te dejan sin aliento (es en ese momento que te das cuenta que el esfuerzo a merecido la pena).

Una vez empiezas la bajada crees que jamás acaba y maldices el momento que estabas en la subida deseando que llegara la bajada. las rodillas te duelen y empieza a ser complicado avanzar. La parte final de la ruta es en medio del bosque, cruzando riachuelos y en un clima muy húmedo.

Llevad varias capas de ropa, ya que dependiendo del momento de la ruta tienes calor o frío (varia mucho la temperatura dependiendo de la zona).

WELLINGTON

Después de la ruta nos fuimos hacia Wellington, son unos 333km, unas 4 horas y cuarto con el coche. Si tenéis oportunidad quedaros a dormir esa noche en Tongariro y partir al día siguiente hacia Wellington, nosotros no lo hicimos y se nos hizo muy duro hacer el trekking y después conducir tantas horas.

Esa noche cenamos en un restaurante italiano Cin Cin, pizzas artesanas muy buenas que después de la ruta nos vinieron genial para reponer energías.

Nuestro B&B para esa noche fue el Booklovers B&B, una casa con habitaciones amplias y baño correcto. Toda la casa está llena de libros y la regenta una escritora muy simpática.

Hasta aquí la primer arte de la #titoygloneymoonn centrada, sobretodo, en nuestra estancia en la Isla Norte de NZ. Para la siguiente os contaré todos los detalles de nuestra ruta por la Isla Sur del país.

¡Cualquier pregunta o recomendación no dudéis en dejarme un comentario!

Un beso

Deja un comentario