#titoygloneymoon – Nueva Zelanda (II)

Hola chic@s,

¿Cómo estáis? Espero que genial, ya solo queda una semanita para las  Navidades y la verdad que esta época del año me encanta. Hoy os traigo la segunda parte de la serie #titoygloneymoon en el anterior post os hablé de nuestra experiencia vivida en la Isla Norte de Nueva Zelanda, y hoy os contaré toda la ruta y detalles de lo que hicimos en la Isla Sur.

Perdonad ya que el post es bastante largo, pero quería dejar reflejada toda nuestra ruta por la Isla Sur en un mismo post.

Todo el mundo comenta que la Isla Sur es más espectacular que la Norte, y la verdad que tiene paisajes más distintos entre sí pero yo personalmente me quedo con las dos islas, cada una de ellas tiene algo que la hace especial. Si que es verdad que la Sur está menos poblada y que te sientes un humano minúsculo en medio de paisajes que te dejan con la boca abierta todo el tiempo.

ISLA SUR (NUEVA ZELANDA)

 DÍA 6 

Nos despertamos en Wellington (capital el país ubicada en la Isla Norte) y nos fuimos al puerto a coger un ferry (Intersilander) para ir hacía la Isla Sur. El trayecto es de unas 3 horas y media y nosotros optamos por pagar un poco más e ir con el coche que habíamos alquilado en el ferry. Os recomiendo que estéis atentos en el trayecto ya que no es extraño ver grupos de delfines que nadan pegados al barco.

El ferry te deja en Picton y de allí condujimos unos 160km (2 horas y 45 minutos) hasta llegar a nuestro destino, Kaiteriteri.

ABEL TASMAN NATIONAL PARK

Nuestras próximas dos noches las pasamos en Kimi Ora Spa Resort, un resort lleno de cabañitas de madera con unas vistas espectaculares al Abel Tasman National Park y con un restaurante vegetariano 100% recomendable, que es donde cenamos nuestra primera noche allí.

DÍA 7

Teníamos contratada una excursión en kayak + caminata por el Abel Tasman National Park con Wilson’s Abel Tasman Kaiteriteri.

Teníamos contratada una excursión en kayak + caminata por el Abel Tasman National Park con Wilson’s Abel Tasman Kaiteriteri. La excursión en kayak por la playa estuvo genial, vimos leones marinos y delfines.

Después de comer hicimos una caminata por el parque. Os recomiendo que vayáis por libre, sin excursión, así podéis alargar más la caminata (a  nosotros se nos hizo corta y el tiempo en kayak se nos hizo  algo largo).

PUNAKAIKI

DÍA 8

Nos esperaba una ruta de 280km en coche (4 horas) hasta nuestro próximo destino, Punakaiki, así que madrugamos para poder aprovechar al máximo el día allí.

Hicimos una ruta de trekking de unas dos horas y media llamada la “Punakaiki Rorari Loop”, es espectacular hacer estas rutas tan largas y no cruzarte con nadie por el camino.

Después visitamos las “Pancake Rocks”. Son una serie de rocas con una forma espectacular debido a la erosión del aire y el agua en ellas. Es alucinante ir cuando hay marea alta y puedes ver el espectáculo de como el agua pica contra las rocas y se introduce por todos los agujeros que encuentra.

Cenamos en el Pancake Rocks Café, está justo al salir de las Pancake Rocks y os recomiendo ir, a comer y/o cenar, ya que hay muy pocos restaurantes en la zona y este nos comentaron que es el más decente.

Dormimos en el The Rocks Homestay Punakaiki esa noche, un B&B que se encuentra a 2 min en coche de las Pancacke Rocks, que es la atracción principal de la zona. El B&B estaba muy bien y era muy acojedor.

DÍA 9

FRANZ JOSEF GLACIER

Nos despertamos con una día muy lluvioso y nos esperaban 220km de coche (3 horas de trayecto) hasta Franz Josef Glacier. Llovía tantísimo que no pudimos apreciar ningún paisaje durante el trayecto, es más, se nos hizo algo complicado conducir tanto tiempo en esas condiciones tan malas.

Al llegar al pueblo de Franz Josef comimos algo rápido y fuimos al B&B, esa noche nos tocó en el Holly Homestead, el B&B tenía un toque de casa antigua de montaña que lo hacía especial.

Debido al mal tiempo no pudimos hacer mucho ese día, ya que a parte de llover había mucha niebla que no te dejaba ver más de 2 metros delante tuyo.

Optamos por ir a visitar el West Coast Wildlife Center. Es una especie de museo donde han recreado un bosque y allí habitan dos kiwis (la ave típica de Nueva Zelanda). Nos impresionó verlos, parece que en vez de tener plumas tenga pinchos como un erizo pero que dicen que al tacto es pelo y unas patas que parecen de gallina, es bastante extraño.

Ese día cenamos en el Alice May, un restaurante muy recomendable.

*La foto es sacada de internet para que os hagáis una idea de como es el kiwi. Este día no hay fotos, es debido al mal tiempo no pudimos ver nada, y los kiwis del museo no se podían fotografiar.

DÍA 9

Para este día teníamos contratado una excursión con Franz Josef Glacier Guides de vuelo en helicóptero por el glaciar y una caminata de dos horas por el hielo, pero amanecimos con un tiempo peor, si cabe, que el del día anterior por lo que el vuelo se canceló ( por suerte te devuelven el dinero si eso pasa, de hecho, nos comentaron que se cancelan muchísimos vuelos debido al mal tiempo, es una de las zonas con más precipitaciones del país).

La ruta de Franz Josef a Queenstown es de 350KM, unas 4 horas y media conduciendo.

Los paisajes que ves en el trayecto dicen son espectaculares y cada cierto tiempo tienes que parar para poder admirarlos con calma.

QUEENSTOWN

Es una ciudad situada en un entrante de tierra en el lago Wakatipu.

La ciudad nos enamoró desde el primer momento. Al principio, es algo chocante encontrarte con una cuidad con tanta vida y gente, ya que vienes de otras localidades muchísimo más tranquilas.

Lo bonito es ver toda esa vida en una ciudad rodeada por paisajes alucinantes. Es decir, tiene la mezcla perfecta de paisajes que te dejan anonadado y vida.

Es la cuna de los deportes de riesgo y hay mil opciones de varias actividades que se pueden hacer.

Ese primer día lo pasmaos andando alrededor del lago wakatipu (puedes andar muchísimo km y las vistas son espectaculares) y fuimos a cenar a un italiano llamado Bella Cucina, nos gustó tanto que al día siguiente repetimos.

Las dos siguientes noches dormimos en el Queenstown House Boutique Bed & Breakfast & Apartments, las habitaciones y trato en este hotel fueron muy buenos, pero lo mejor eran las vistas que tenías desayunando.

DÍA 10

Después de un día que parecía que el mal tiempo nos daría una tregua amanecimos con un día lluvioso, de nuevo, pero aún así decidimos coger el teleférico que te lleva arriba de unas de las montañas de Queenstown y donde, también, hay un restaurante con vistas panorámicas a la ciudad.

Una vez llegamos arriba empezó a nevar y había algo de niebla por lo que las vistas se intuían tímidamente. Comimos en este restaurante llamado Stratosphere Restaurant Bar, el cual no os recomiendo para nada. Es un restaurante tipo buffet y está lleno de turistas “peleándose” por coger comida y haciendo fotos constantemente a la vistas que se ven desde los ventanales del mismo.

Lo que si que merece la pena es subir con el teleférico y admirar las vistas, y más si os hace un buen día.

Ese día volvimos a hacer una ruta por alrededor del lago Wakatipu y visitamos los jardines de la ciudad, unos jardines preciosos y muy bien cuidados.

DÍA 11

Nos tocaba hacer al ruta de Queenstown a Te Anau, 170k (2 horas de trayecto).

Las vistas durante el recorrido fueron impresionante y el día que nos hizo, también. Veréis que en NZ es normal tener que ir parando en todos los miradores que hay por el camino para admirar las vistas que hay en, casi todos, los caminos.

TE ANAU

Es un pueblo muy pequeño y tranquilo. Viven unos 2.000habitantes solo y está llena de casas que parecen de veraneo.

Al llegar a nuestra destino hicimos una ruta alrededor del lago Te Anau de más de 15km. Las vistas a este lago (que es el más grande de la Isla Sur y el segundo más grande del país) son maravillosas.

A la tarde teníamos contratado una excursión en las Cuevas de Glowwron con Real Journeys, nos llevaron con un barco hasta llegar a unas cuevas donde puedes ver luciernagas. Merece mucho la pena esta excursión.

* No se podían hacer fotos en la excursión por eso no puedo poneros ninguna.

Nuestro B&B para las siguientes dos noches fue el Te Anau Lodge, un antiguo convento de monjas que ahora es un hotel. El sitio es magnífico y tiene mucho encanto.

DÍA 12

MILFORD SOUND

Teníamos contratado el crucero por los fiordos con Real Journey. Elegimos la opción de ir hasta allí con nuestro coche (son casi 2 horas de trayecto) y una vez allí coges el barco que te lleva por los fiordos.

Durante el trayecto hasta allí hay unas vistas muy bonitas. Es inevitable no parar con el coche así que os recomiendo salir con tiempo para no ir justos.

El crucero en los fiordos dicen que merece mucho la pena, nosotros no lo pudimos disfrutar al 100% debido al mal tiempo pero, aún así, nos gustó mucho así que imagino que, con un día sin lluvia, debe ser espectacular. Conseguimos ver focas y pingüinos amarillos.

DÍA 13

Hicimos la ruta de Te Anau a Dunedin que son unos 300km (3 horas y media de coche).

Para que os hagáis una idea del tiempo, ese día despertamos con todo blanco, había nevado por la noche y cuajó y eso que estábamos en primavera.

Hay una ruta corta para llegar pero nosotros decidismo ir a través de “The Catlins”, ya que es una ruta que nos habían recomendado y la verdad  es que no nos defraudo.

Hay varios puntos de interés conforme vas haciendo la ruta. Tuvimos la gran suerte de poder ver leones marinos a menos de 5 metros nuestros, vimos varias cascadas y por último fuimos al Nugget Point.

DUNEDIN

Se la conoce como el Edimburgo de Nueva Zelanda.  Es una ciudad con varios edificios victorianos que llaman la atención. A parte al ciudad está rodeada por montañas y tiene la península de Otago en frente.

Esa noche cenamos en el Etrusko, un italiano muy recomendable con una raciones enormes.

Nuestro B&B para las siguientes dos noches fue el The Brother Boutique Hotel, es el único de todos los B&B que no os recomendaría, el servicio fue muy malo.

DÍA 14

Por la mañana hicimos el trayecto hasta la playa de Moeraki, donde hay unas piedras enormes en la orilla, que no se tiene claro de donde provienen y que hacen que des rienda suelta a tu imaginación pensando de donde provienen.

Después volvimos a Dunedin y visitamos la ciudad. Paseamos por la vieja estación de tren, el ayuntamiento y una de sus iglesias.

A la tarde visitamos la península de Otago, está a 20 minutos de Dunedin y desde allí puedes ver albatros y pingüinos amarillos (para ver los pingüinos es recomendable ir a última hora de la tarde).

DÍA 15

Hicimos el trayecto de Dunedin a Mount Cook, son 320km (unas 4 horas de coche más o menos).

Las vistas durante el trayecto, como siempre, han sido espectaculares, y hemos tenido que ir parando para poder admirar bien el paisaje.

MOUNT COOK VILLAGE

Una vez llegas al pueblo y ves el Mount Cook impresiona muchísimo. Tiene 3700 metro de altura y siempre tiene la pica nevada, precioso.

Hicimos la ruta “Hookey Valley Track”, es de unos 12 km, tardamos unas 2 horas y media aproximadamente. La ruta la recomiendo 100%, fue una de las mejores experiencias en Nueva Zelanda junto con el día de Tongariro (Isla Norte).

La ruta te lleva hasta el lago creado por el deshielo del Glaciar Hooker.

Esa tarde hicimos una excursión en lancha por el lago que produce el deshielo del Glaciar Tasman, el glaciar más grande de Nueva Zelanda. Esta excursión nos gustó mucho y os la recomiendo. La experiencia de poder estar en el lago y acercarte hasta 10 metros del final del glaciar, el poder ver icebergs y tocar el hielo fue alucinante.

Esa noche la pasamos en el Hermitage Aoraki Hotel, es de los pocos hoteles que hay en la zona y es donde suele dormir todo el mundo que visita el sitio, el hotel es enorme y tiene unas vistas espectaculares al Mount Cook.

DÍA 16

Ese día vivimos la mejor experiencia durante nuestro viaje. Ya que en Franz Josef Glacier no tuvimos la oportunidad de hacer el vuelo en helicópteros debido al mal tiempo, decidimos contratar una excursión en helicóptero por el Tasman Glacier.

El vuelo es espectacular, las vistas que ves son maravillosas y puedes ver la magnitud del glaciar más grande el país. Recomiendo está excursión con los ojos cerrados, ahora bien, debéis tener en cuenta que es algo cara. El vuelo que hicimos nosotros duró unos 35 minutos, entre el vuelo y la paradaen medio del glaciar. La sensación de estar solo en la parte alta del glaciar es alucinante.

Después de allí nos fuimos hacía Kaikorua. El trayecto es de 540km (unas 7 horas do coche) y la verdad que se hace muy pesado, suerte que veníamos con el subidón de la excursión y eso nos lo hizo más llevadero.

KAIKORUA

Es un pequeño pueblo pescador con unos 2000 habitantes. Es conocido porque se pueden avistar ballenas y delfines desde cruceros que salen del pueblo.

Cenamos en el The Pier Hotel, comida típica de la zona.

 Esa noche dormimos en Manakau Lodge, un B&B precioso, uno de los mejores de todos los que dormimos.

DÍA 17

Despertamos pronto para ir al crucero que teníamos contratado con Whale Watch, para poder ir a ver las ballenas. Aún hacer un día espectacular la mar estaba revuelta por lo que nos cancelaron el crucero. No sabéis la rabia que nos dió, ya que el día anterior nos habíamos hecho muchos kilómetros de coche para poder ver las ballenas blancas.

De allí nos fuimos hacía Christchurch un trayecto de unos 200km (3 horas aproximadamente).

CHRISTCHURCH

Christchurch es la ciudad más inglesa del país. Tiene muchos jardines y parques. En el año 2011 sufrió un terremoto que afectó a gran parte de la ciudad. Aún se pueden ver edificios en proceso de rehabilitación.

Pasamos pocas horas en la ciudad, ya que teníamos nuestro vuelo a Auckland (Isla Norte) para seguir hacía nuestro siguiente destino (Las Islas Cook) a media tarde.

¡Hasta aquí el post de hoy! Espero que os sea útil si estáis pensando en visitar este maravilloso país. Y ya sabéis que cualquier pregunta me podéis dejar un comentario y os contestaré encantada.

¡Un beso!

Deja un comentario